Radius: Off
Radius:
km Set radius for geolocation
Buscar

La Línea de Evaluación de las Cosas de la Vida

La Línea de Evaluación de las Cosas de la Vida

Las personas somos máquinas de evaluar. Evaluamos todo lo que nos sucede. Cuando nos tomamos una taza de café y lo saboreamos estamos preguntándonos si está lo suficientemente cargado para mantenernos despierto, si uno lo está disfrutando y si se volverá al lugar a repetir la experiencia. Es algo que no podemos evitar. Lo mismo sucede cuando leemos un libro, nos preguntamos si es interesante o útil o si entretiene. No paramos de evaluarlo todo. Asimismo cuando nos sucede un hecho de cualquier tipo lo sometemos inmediatamente a una evaluación. Pues bien esta evaluación es crucial para nuestra salud mental. Como veremos a continuación de la calidad de esta evaluación depende nuestra fuerza o nuestra vulnerabilidad. Les presento a continuación lo que podemos llamar la LINEA DE EVALUACIÓN DE LAS COSAS DE LA VIDA.

En realidad, las posibilidades de evaluación son inagotables. Un hecho determinado podría ser “muy malo”, un “poquito más malo”, un “poquito más más malo” y así hasta el infinito. Pero lo interesante para nosotros son básicamente los límites, los puntos donde se acaba la evaluación, que son: “Genial” y “Terrible”. ¿cual es la importancia de estos dos extremos?.

Cuando decimos que determinado evento es “terrible” o sería “terrible” si sucediese queremos decir que:

  • No puedo ser feliz.
  • No debería haber sucedido.
  • No lo puedo soportar.

En el otro extremo, cuando decimos que algo es “genial” o que si sucediese sería “genial”, significa que: “Seguro que voy a ser feliz, muy muy ¡feliz!

Y aquí viene la idea central de este artículo: las personas más vulnerables a nivel emocional tienden a evaluar todo lo que sucede o podría sucederles en el peor extremo, es decir como “terrible”. De hecho muchas personas que tienen depresión o algo parecido, lo que tienen en realidad es una enfermedad llamada TERRIBILITIS.

¡La terribilitis es la madre de todos los trastornos emocionales!

Un ejemplo podría ser las jovencitas de 14 ó 15 años que quieren agrandarse el busto porque dicen lo tienen muy pequeño y consideran esto como algo terrible, pues tienen la creencia irracional que tener el busto pequeño las condenará a ser infelices por el resto de sus vidas. Si evaluamos objetivamente este hecho, sobre la linea de evaluación de las cosas de la vida, podríamos calificarlo de un “poco malo” pero jamás como “terrible”. Esto significa que este defecto podría disgustarnos un poco, pero no tiene porque llenarnos de ansiedad, tristeza o vergüenza.

Cuando nos habituamos a evaluar de una forma más exacta, realista y positiva, nuestras emociones se vuelven mucho más serenas, porque recordemos: las emociones que sentimos son siempre producto de nuestros pensamientos o evaluaciones. Las personas mentalmente fuertes tienen mucho cuidado de no dramatizar jamás sobre las posibilidades negativas de su vida y ahí está la fuente de su fortaleza. Están convencidas de que la mayor parte de sus adversidades no son ni “muy malas” ni “terribles”. Ese es su secreto.

Por tanto, en terapia cognitiva se enseña a las personas a evaluar lo que les sucede con criterios objetivos, con sana comparación abierta al mundo, constructivamente y con una conciencia filosófica.

Nota: Extracto del libro: “El arte de no amargarse la vida” de Rafael Santandreu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con